lunes, 17 de noviembre de 2008

LA MUERTE, PASO A LA SEGUNDA VIDA

Los wayuu somos de origen arawak, siendo uno de los grupos indígenas más numerosos de América del sur, con una población aproximada de 180.000 habitantes.
Para los wayuu, la existencia del cementerio es la presencia de los ancestros, se traslada el difunto a un lugar destinado por Maleiwa (Dios) para que continué su vida en otro sentido; cambia su vida biológica por otra espiritual.

El velorio de los difuntos tiene una duración de 9 días, pasados esos días es cuando se cree a la persona realmente muerta; los familiares toman el cuerpo del difunto, lo lavan bien y lo envuelven en una tela llamada SHE>II y lo meten en un ataúd, que es un trozo grande de madera liviana en el que se ha hecho un exprofeso una cavidad, quedando en ese bloque de madera una figura como la de una caja mortuoria rustica; en otros casos dejan el cuerpo en su hamaca, enrollado y atado. Después lo colocan en medio del rancho donde van a velarlo, que por lo general es donde murió.
Se podría esquematizar, para mostrar las fases rituales que cumple la familia del difunto, desde los instantes antes de la muerte:

Ajalaja>ain, en los últimos momentos del wayuu, la familia mas cercana se reúne a su alrededor para verlo y escuchar sus ultimas palabras

O>utaa, En el momento en el que pierde su vida. Inmediatamente se le da de tomar un frasco de chirinchi (licor a base de panela), esto se hace para que el cuerpo no se descomponga rápido. Al morir, se deja el cuerpo aproximadamente por dos horas, es costumbre no llorarlo durante este tiempo, no se debe apresurar su preparación.

O>ojiraa-ane>eraa, el baño lo hacen las personas o familiares que deseen hacerlo: pueden ser sus hijos, hermanos madres u otros.
Siguiendo unas normas que se deben cumplir, la persona que baña a alguien fallecido no debe comer carne, frijoles, arepa, plátano, yuca entre otros alimentos; lo que si debe consumir es mazamorra y la sopa. Horas después del fallecimiento el difunto (müliashi) es bañado por una o dos personas mas cercanas o familiar.

Sütaa Wayuu o>utusü, el cadáver del difunto es colocado en la urna por los familiares.

Alapajaa, cuando un wayuu fallece por muerte natural, envían un mensajero para que le avise a los demás familiares, en le velorio las personas vecinas, acostumbran a atender a los visitantes en la repartición de comida y la bebida alcohólica para los hombres.

Eikaa, cada familia o casta tiene su cementerio particular, dividido en parcelas cada una y según el grado de parentesco que los une.

Una vez hecha la repartición de la comida, todos los concurrentes acompañan al cortejo fúnebre camino al cementerio.


ESCENARIO

Los cementerios son lugares sagrados por lo tanto cada familia procura tener arreglado su lote, con sus enramadas, albercas para tomar agua los animales, y las personas; no se utiliza nada simbólico como en la cultura occidental, lo mas característico es OJOITA, una vez se ha depositado el cuerpo del difunto en la fosa, se coloca junto al féretro una totuma o elementos que le gustaban en vida y también una botella de agua; algunos alimentos los cuales el difunto va a consumir durante su viaje al otro mundo.

PERSONAJES
Los mas importante vienen siendo la madre e hijos del difunto por ellos son los encargados de recibir a los visitantes y llorar juntos uno por uno, los hijos se encargan de matar las reses y de mantener comida fresca a cada momento, si el difunto tiene a sus abuelos vivos estos son los que estarán a un lado del ataúd hasta el ultimo momento de su estadía en la tierra.


SIMBOLOGIA

El wayuu guarda todas sus riquezas para el día de la muerte, aunque parezca absurdo el dinero vale mas en la otra vida que en esta, puesto que el indigena wayuu estima que al morir, su pariente debe dársele muerte también a todos los animales disponibles que este poseía, a fin de que el espíritu de estos vayan deambulando con el difunto por el mismo camino largo hacia la otra vida, creen que el difunto lleva consigo todo su herencia espiritualmente, y mientras mejor sea el velorio mejor la pasara el difunto En JEPIRA que según nuestras creencias es el lugar donde descansas todos los muertos, el lugar que todos los demás conocen como el CABO DE LA VELA , ubicado en Uribia, la Guajira.



3 comentarios:

eduardo (Ricoeur) dijo...

excelente trabajo pedagogico. que linda vision de la muerte como el paso o camino hacia una seunda vida.
Felicitaciones desde chile un amigo
Eduardo cifuentes egresado pedagogia en educacion basica.
Universidad arturo Prat.

eduardo (Ricoeur) dijo...

estoy muy interesado en la experiencia congenia y me encuentro recopilando antecedentes de experiencias llevadas a cabo en base a dicho proyecto.
Atte desde Chile: eduardo cifuentes.

Anónimo dijo...

He soñado que hablaba con alguien y me decia pui pui pus apu, palabras que me han introducido en esta cultura , que curioso siempre me he identificado con los nativos latinoamericanos en otra vida, la verdad es que estoy en un crecimiento espiritual y se que qiere decir algo, gracias por este enlace